Analizamos Resident Evil 7 con las PlayStation VR



Pocas semanas han bastado para que hayan empezado a llegar algunos de los lanzamientos de los videojuegos más esperados del 2017 y, entre ellos, la nueva entrega de una de las sagas míticas del survival horror como es Resident Evil, venida un poco menos a lo largo de los últimos años debido a una serie de decisiones que la llevaron por los derroteros de la acción, descuidando sus raíces en el terror y la infiltración.

Muchos nos quedamos un poco con el culo torcido, si nos permitís la expresión, al ver que esta mítica franquicia decidía dar carpetazo a la vista en tercera persona que siempre ha caracterizado a la saga, para pasar a una vista en primera persona típica de los últimos éxitos en el género, con importantes abanderados como el más que notable ‘Outlast’. La saga ya se había reinventado en el pasado con títulos como ‘Resident Evil 4’, que supuso un exitazo, y que acercó la cámara al personaje, convirtiéndolo más en un shooter que en un juego de sigilo, y prescindiendo de las clásicas cámaras fijas que ayudaban a crear tensión mientras nos impedían ver qué nos encontraríamos tras cualquier esquina. Este cambio nos dio un poco de miedo desde el principio pero, sin duda, la promesa de poder disfrutarlo con las gafas de Realidad Virtual de Sony hizo crecer nuestro interés en él, y más cuando supimos que no se limitaría a ser en una fase testimonial, como han hecho otras sagas importantes como ‘Call of Duty’ o ‘Tomb Raider’, sino que podríamos disfrutar la experiencia completa con las PlayStation VR. Pues bien, ya lo tenemos aquí.

Antes de empezar a hablar de los diferentes aspectos del juego, contaros que la historia comienza con nosotros en la piel de Ethan, un joven que perdió a su mujer, desaparecida 3 años atrás, y que recibe un email con un extraño vídeo en el que la misma Mia le dice que sigue viva y le da pistas de dónde puede encontrarla. Ethan decide viajar solo y comprobar si puede ser cierto.

Análisis de Resident Evil 7 en 3DA

JUGABILIDAD

Si jugasteis a ‘Kitchen’ o la ‘Beginning Hour’ que sirvió de demo, ya os haréis una idea de por dónde van los tiros en cuanto a la jugabilidad. Capcom, además, fue desvelando avances con pequeñas pistas de cómo sería al mostrarnos las grabadoras, unas cintas de vídeo, munición o las míticas plantas para mejorar nuestra salud, así que no nos encontramos con demasiadas sorpresas en este sentido. Quizás la novedad más interesante sea la utilización de una serie de cintas de vídeo, que nos sirven para descubrir información relevante de la trama, a la vez que vivimos estas situaciones en primera persona. Esto ya nos lo encontramos en la demo, en la que debíamos realizar algunas acciones dentro de la cinta que afectaban luego a la “realidad” posterior. Algo así como puzzles en diferido. Nos ha parecido un gran acierto.

El juego lo arrancamos llegando a los alrededores de la mansión Baker y nuestra primera misión será encontrar alguna pista sobre el paradero de Mia y una forma de colarnos en la casa. Esta primera toma de contacto nos sirve para hacernos con los controles y descubrir el cómo interactuar con nuestro reducido inventario. Como es habitual en los juegos en primera persona, rotamos con el stick izquierdo y nos desplazamos con el derecho. En el caso de la Realidad Virtual, cambiamos el punto de vista con nuestra cabeza y avanzamos hacia dónde estemos mirando con el stick, aunque con el fin de girar más rápido podemos usar el stick izquierdo para rotar en ángulos de 30 grados. Explicado así puede sonar raro, pero es bastante natural y no hemos notado mareos en ningún momento. Como mucho, algún pequeño agobio en momentos de máxima tensión en los que podemos sentirnos torpes al costar un poco girarnos y escapar.

Análisis de Resident Evil 7 en 3DA

Como viene siendo habitual, empezaremos sin armas pero no tardaremos en conseguir las primeras. Apretamos el gatillo izquierdo para sacar el arma y disparamos o golpeamos con el gatillo derecho, apuntando con la mirada en el caso de las VR. Todo bastante natural también. Las puertas, cuando las podemos abrir o disponemos de una ganzúa, o bien la llave correspondiente, bastará con avanzar hacia ella y apoyando la mano se abrirá. Si seguimos avanzando, entramos, con el típico momento de apuro al no ver qué nos vamos a encontrar detrás. Está muy bien conseguido. Tenemos que destacar que en todo momento se juega con el Dualshock y que no existe la posibilidad de jugar con los mandos Move.

El juego se encargará de ir guardando la partida en momentos concretos, a modo de checkpoints, con más o menos frecuencia dependiendo del nivel de dificultad que elijamos, y también podremos ir guardando de forma manual cuando encontremos una grabadora. Aquí recomendamos ir guardando en archivos separados y no sobrescribir todo el rato, por si luego queremos rejugar una parte concreta, ya que la historia va avanzando y no hay capítulos a los que volver.

Dejando a un lado el terror y los sustos, inevitables debidos a la poca visibilidad que tenemos en la oscura casa de la familia Baker, y a la mala leche del equipo de Capcom, el juego está repleto de puzzles, algunos más brillantes que otros, y que nos invitan, pese a nuestras reticencias, a explorar la casa en busca de objetos o situaciones que nos ayuden a avanzar. También tendremos que combinar objetos para conseguir mejoras, y podremos hacernos con algunos coleccionables y, por supuesto, a menudo nos veremos envueltos en enfrentamientos con enemigos más o menos duros, y más o menos variados, pero que nos garantizan multitud de situaciones de alta tensión.

Análisis de Resident Evil 7 en 3DA

GRÁFICOS

Hay que reconocer que el nuevo motor creado para el juego, el RE Engine, se desenvuelve más que bien y nos ofrece una experiencia fotorrealista más que solvente. La iluminación y las texturas funcionan. Los modelos también. Las caras de de los integrantes de la familia Baker consiguen ponernos los pelos de punta incluso con ligeras y sutiles expresiones, aunque en este sentido sí percibimos que los personajes caen en ese punto de lo que se conoce como el Valle Inquietante, una “inquietante” sensación que percibimos cuando un personaje es lo suficientemente realista como para que nuestro cerebro lo procese como una persona pero sin llegar a ser 100% creíble, lo que consigue incluso que nuestros encuentros con estos personajes resulte aún más desagradables.

A estas alturas quizás deberíamos comentar que hemos analizado el juego en una PlayStation 4 Pro, pero creemos que el juego goza de un poderío gráfico más que notable en cualquier plataforma. Es jugándolo con el casco de Realidad Virtual cuando notamos un bajón en el apartado visual, pero es algo que queda más que compensado con la inmersión que proporciona esta modalidad de juego que, por lo menos en nuestro caso, ha resultado mucha más terrorífica y por ello os recomendamos encarecidamente que lo juguéis con las PSVR. Es, sin ninguna duda, y junto a ‘Batman: Arkham VR’, el juego más potente aparecido para esta plataforma y esperamos de verdad que sirva como ejemplo de lo que deberían ser los juegos que salgan en los próximos meses. Muy disfrutable.

EFECTOS Y SONIDO

Como ya hemos comentado antes, los efectos de iluminación están muy conseguidos. En escenarios tan oscuros y sucios, con poca visibilidad, con una paleta de colores ocres y desaturados, era esencial que esto funcionara para no sacarnos de la tensión propia del juego, y lo hace a la perfección. Asimismo, los efectos del fuego o los disparos, el humo, la lluvia… están perfectamente recreados y resultan creíbles.

Respecto al sonido, estamos también ante un apartado resuelto de forma sobresaliente. Los efectos de sonido son fantásticos, y terroríficos, con maderas que crujen en cualquier rincón de la mansión Baker, con llamadas inesperadas, lamentos y gritos que nos pondrán los pelos de punta, y todo ello jugando con el espacio tridimensional a la perfección.

Por último, destacar el trabajo de doblaje. Si tenemos en cuenta que el juego se puede jugar en la modalidad VR, era imprescindible ahorrarnos la faena de andar leyendo subtítulos que no harían otra cosa que complicarnos la experiencia metiendo elementos ante nosotros que no nos iban a ayudar nada. La localización del juego es perfecta y las voces funcionan y no sabéis de qué forma. Es impagable, por ejemplo, oír cómo nos buscan por la casa mientras intentamos ocultarnos o huir.

Análisis de Resident Evil 7 en 3DA

CONCLUSIÓN

Puede que haya sido una cuestión de oportunismo, y seguro que juegos como ‘Outlast’ o ‘P.T.’ la demo de lo que iba a ser un nuevo ‘Silent Hill’, influyeron en lo que es ‘Resident Evil 7’, pero creemos que la decisión ha sido valiente y acertada. Puede que cueste encontrar conexiones con la saga, pero han conseguido volver a las raíces, recuperando sensaciones de las primeras entregas, cuando nos veíamos encerrados en edificios con personajes poseídos por un mal desconocido, con escasez de recursos y rodeados de peligros tras cualquier puerta. Si sois amantes del terror más puro, si os gusta la exploración, el sigilo, y no sufrís ninguna dolencia cardiaca, os recomendamos y mucho este juego. Si además tenéis a mano unas PlayStation VR la compra se vuelve imprescindible. Ni os lo penséis.


Resident Evil 7
Vuelta al terror más básico
Con la poca fe que teníamos cuando supimos de él, ‘Resident Evil 7’ ha conseguido devolvernos sensaciones que hace mucho que perdimos con esta saga. Es cierto que cuesta ver esta entrega como una entrega troncal de la saga si tenemos en cuenta de dónde venimos, pero aplaudimos las decisiones tomadas. Imprescindible si tienes las VR.
■ Jugabilidad
8,5
■ Gráficos
8
■ Efectos y sonido
9
Nota 3DA
9

A continuación, os dejamos el trailer de lanzamiento del juego.


y aquí tenéis los 10 primeros minutos del juego.


Para más info, visitad la web oficial en https://www.residentevil.net
Comparte en Google Plus

Acerca de Raúl Cerezo

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada